PAGINA DE INICIO

Prefacio e Información General
El Cusco en la Historia
El Tawantinsuyo
El Inka
Religion Inkásica
Planificación Urbana y General
Materiales y Tecnología Lítica
Arquitectura Inkásica
Agricultura
Hojas de Coca
Camélidos Andinos
Cóndor Andino
Ciudad Inkásica del Qosqo
Festividades Actuales
La Catedral
Iglesia de San Blás
Convento de la Merced
Iglesia de la Compania de Jesús
Convento de San Francisco
Monasterio de Santa Catalina
Qorikancha
Saqsaywaman
Pisaq
Ollantaytambo
Chinchero
Maras, Moray, Pichingoto
Tipón, Pikillaqta, Andahuaylillas
Machupicchu
Camino Inka
Reserva Nacional del Manu
Vocabulario
Bibliografía
Mapas

--------------------

Hiram Bingham III
Albert Antony Giesecke
Monumentos Plaza de Armas Cusco

--------------------

English Page

Albert Anthony Giesecke

El norteamericano Albert Giesecke según muchos historiadores, fue uno de los más brillantes rectores que tuvo la UNSAAC, y una de las autoridades más activas que tuvo el Cusco .
Nació en 1883 en Philadelphia EU, y fue descendiente de inmigrantes alemanes. Su interés en Latinoamérica se hizo evidente desde cuando fue estudiante de secundaria, ya entonces había llevado cursos de español por dos años y cuando le tocó vivir en el Perú su español se hizo fluido con facilidad. Fue graduado de la Universidad de Pennsylvania, además de haber estudiado economía y ciencias políticas en la Wharton School. Posteriormente se trasladó a Europa donde por un año realizó estudios en las Universidades de Berlín y la Sorbona de París. Más adelante alcanzó un doctorado en economía en la Universidad de Cornell en Nueva York.
La educación universitaria en el Cusco había entrado a finales del siglo XIX en una etapa decadente con el evidente malestar de los estudiantes que luego de un proceso de protestas y una huelga estudiantil culminó con la clausura en 1909 de la Universidad del Cusco. Fue reabierta en marzo de 1910 con el compromiso de ser reorganizada. Para esa ocasión el gobierno peruano pidió a través de su embajador en Washington DC al departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Pennsylvania, ayuda para escoger a un joven profesional con la intención de reorganizar y modernizar la UNSAAC, la selección recayó en Giesecke. Después de nueve meses en el Ministerio de Educación en Lima, el Presidente Leguía le encargó personalmente a Giesecke el rectorado de la Universidad del Cusco, a la  que llegó en 1910 a los 27 años de edad.
Giesecke dirigió la UNSAAC durante 14 años; en su gestión se organizó lo que hoy es el Museo Inka, se fundó la Revista Universitaria, modernizó la Biblioteca Universitaria y se dio énfasis en una educación pragmática basada en las necesidades locales y regionales con una efectiva “proyección social”. Impulsó la práctica del deporte y fundó lo que hoy es el Estadio Universitario.
Giesecke se integro rápidamente en la vida social del Cusco, y sirvió muy eficazmente en la Municipalidad del Cusco entre 1912 y 1923 primero como concejal y después como alcalde en tres períodos consecutivos. En 1912 organizó y dirigió a sus estudiantes universitarios para el Censo de la Provincia del Cusco. Fue uno de los propulsores para canalizar parcialmente el rio Huatanay y para instalar agua potable y desagüe en la ciudad. Apoyó activamente la electrificación de las calles céntricas del Cusco que anteriormente se alumbraban con faroles de grasa. Propugnó el traslado del mercado de abastos que se ubicaba en el centro de la Plaza de Armas hacia a un local cerrado delante del templo de San Pedro. Giesecke se casó en el Cusco con Ester Matto Usandivaras, dama de una distinguida familia cusqueña y pariente de Clorinda Matto de Turner.
Cuando Hiram Bingham volvió al Cusco para su última expedición en abril de 1915, encontró en el centro de la Plaza de Armas un monumento con un Indio Norteamericano, no era la representación de un Inka, sino la de un Indio americano que Giesecke había comprado en Philadelphia. Muchas personas en el Cusco denominaban la estatua como el Piel Roja o el Apache, algunos decían que era la representación de Cuauhtemoc y que por error había sido enviada al Cusco y la de Atahualpa que debía ir al Cusco fue enviada a México. En el pueblo de Mount Kisko en Nueva York existe una estatua idéntica a la que existía en el Cusco, allí algunos dicen que la estatua pertenece a Atahualpa, pero es comúnmente conocida como Chief Kisko (Jefe Kisko), el Jefe Kisko jamás existió en la vida real. La estatua fue un regalo de David F. Gorham  en 1907 para adornar una fuente de agua que servía de bebedero para caballos. La estatua de Chief Kisko es de una aleación de zinc y fue manufacturada en Nueva York por la fundición J.L. Mott Iron Works, compañía que la produjo de un molde que además era ofertada por correo a inicios del siglo XX. El indio de la Plaza de Armas del Cusco fue manufacturado por la misma época y probablemente en el mismo taller de fundición.
Para instalar el Museo Arqueológico del Cusco, Giesecke convenció al hacendado  Dr. José Lucas Caparó Muñiz para vender su colección de 3,600 piezas a la Universidad. En 1920 se fue personalmente a Lima a pedirle apoyo económico al presidente Leguía para completar la compra. Se conoce además que décadas después Giesecke jugó un rol muy importante para negociar el intercambio de 38,000 piezas arqueológicas propiedad de Víctor Larco Herrera por un terreno en la Plaza de Armas de Lima, para implementar el Museo de Arqueología y Antropología fundado en 1945.
En 1923, Giesecke ya satisfecho con sus logros en la ciudad del Cusco decidió volver a EU, pero entonces el gobierno peruano truncó sus planes de retorno, lo promovió y nombró Director General de Educación. Después de 7 años en ese cargo se preparo nuevamente para volver a casa, pero entonces la embajada Norteamericana en Lima intervino y le ofreció un puesto clave como Agregado Civil. Fue tan notable el desempeño de Giesecke en la embajada que en 1951 recibió del Departamento de Estado de EU un premio por Servicios Distinguidos.
Giesecke fue un gran promotor del turismo hacia la antigua capital de los Inkas, estuvo al tanto de los avances de la construcción del ferrocarril hacia Machupicchu, fue promotor para la construcción del Hotel de Turistas de Machupicchu y de la carretera hacia las ruinas. Fue también el promotor para que el gobierno peruano invite a Hiram Bingham para la inauguración de la carretera que lleva su nombre en 1948.
Giesecke jamás pudo volver a vivir en su añorada Philadelphia, murió en 1968 en el Perú, país que adoptó, y al que sirvió con mucho esmero.

A Giesecke

 

BIBLIOGRAFÍA

 

BINGHAM, Alfred
2000               Explorer of Machupicchu, portrait of Hiram Bingham. Originalmente publicado como “Portrait of an Explorer: Hiram Bingham, Discoverer of Machupicchu” en 1989. Triune Books, Greenwich, Connecticut

GADE, Daniel W.
2006              Albert A. Giesecke (1883–1968), A Philadelphian in the Land of the Incas, Expedition Volume 48, Number 3 Winter 2006, University of Pennsylvania Museum of Archaeology and Anthropology

HEANEY, Christopher
2010               Cradle of Gold; The story of Hiram Bingham, a real life Indiana Jones, and the search for Machu Picchu

TAMAYO HERRERA, José
1981               Historia Social del Cuzco Republicano. Edit. Universo S.A., Lima
1992               Historia General del Qosqo; Una historia regional desde el período lítico hasta el año 2000. Editado por la Municipalidad del Qosqo; Tomos I, II y III, impreso en Edit. Mercantil, Qosqo

VALCARCEL VIZCARRA, Luis E.
1981               Memorias. Instituto de Estudios Peruanos, 1a. Edic., Lima

 

REFERENCIAS DE INTERNET

http://www.mountkisco.org/Pages/MtKiscoNY_WebDocs/about
Village Of Mount Kisko, About the Town

http://siris-artinventories.si.edu/ipac20/ipac.jsp?uri=full=3100001~!344480!0
Chief Kisco, (sculpture)

http://www.dispatchesfromthevanishingworld.com/pastdispatches/westchester/westchester5.html
Profiles: Westchester County, Page 5, New Yorker, November 13, 1978