PAGINA DE INICIO

Prefacio e Información General
El Cusco en la Historia
El Tawantinsuyo
El Inka
Religion Inkásica
Planificación Urbana y General
Materiales y Tecnología Lítica
Arquitectura Inkásica
Agricultura
Hojas de Coca
Camélidos Andinos
Cóndor Andino
Ciudad Inkásica del Qosqo
Festividades Actuales
La Catedral
Iglesia de San Blás
Convento de la Merced
Iglesia de la Compania de Jesús
Convento de San Francisco
Monasterio de Santa Catalina
Qorikancha
Saqsaywaman
Pisaq
Ollantaytambo
Chinchero
Maras, Moray, Pichingoto
Tipón, Pikillaqta, Andahuaylillas
Machupicchu
Camino Inka
Reserva Nacional del Manu
Vocabulario
Bibliografía
Mapas

--------------------

Hiram Bingham III
Albert Antony Giesecke
Monumentos Plaza de Armas Cusco

--------------------

English Page

IGLESIA Y MONASTERIO DE SANTA CATALINA

En el Inkario uno de los más importantes edificios sobre la gran Plaza del Qosqo fue el Aqllawasi o Casa de las Escogidas o Vírgenes del Sol; una especie de Monasterio Andino para mujeres escogidas entre las más bellas, virtuosas y de linaje de todo el territorio Quechua. Ellas estaban dedicadas al culto del Dios Sol, la preparación de sus ceremonias, el tejido de vestimenta para el Inka y aquella ofrendada a los dioses, la preparación del "Sanqhu" o pan ceremonial (un equivalente a la hostia en el cristianismo) consumido en las festividades del Inti Raymi y la Situa, y la elaboración del "Aqha" o chicha sagrada. Esas mujeres guardaban perpetua virginidad y además debían mantener en su monasterio encendido y por todo el año el Fuego Sagrado producido en el Inti Raymi; las doncellas que habitaban el Aqllawasi tuvieron dos categorías: las hijas de Quechuas nobles de sangre consideradas como esposas del Sol que tenían mayor categoría que aquellas de nobles de privilegio que se consideraban esposas del Inka. Todas estuvieron instruidas y cuidadas por las "Mamakuna" especie de sacerdotisas de las más veteranas expertas en quehaceres domésticos y ceremoniales; ningún varón podía verlas, ni aún el propio Inka, sólo la "Qoya" o esposa principal del Inka y sus hijas podían visitarlas. De acuerdo a la ley, si algún varón tenía relaciones con una escogida, entonces él, su familia, sus vecinos y todo su pueblo eran eliminados al igual que su ganado, su pueblo era sembrado de sal por haber criado a un tan mal hijo; Garcilaso indica: "Esta era la ley, pero nunca se puso en práctica, porque jamás se supo que alguien hubiese delinquido... Los Incas nunca promulgaron leyes para asustar a sus vasallos, ni para que las burlasen, sino para ejecutarlas y aplicarlas con quien se atreviese a quebrantarlas.". El edificio del Aqllawasi cubría un bloque inmenso y estuvo ubicado en el mismo lugar donde hoy se halla la Iglesia y Monasterio de las Monjas Dominicas de Santa Catalina del Qosqo y muchos otros edificios adyacentes de propiedad privada.

Fue doña Lucía Isabel Rivera de Padilla quien en 1601 fundó en esta ciudad el Monasterio de Santa Catalina luego de la amarga experiencia de ver destruido por la erupción del volcán Waynaputina en Arequipa el monasterio que había fundado en 1559. Posteriormente, aquí se construyó también la primigenia iglesia que al igual que el monasterio fueron derruidos por el terremoto de 1650, un año después se inició con la actual estructura siendo concluida después de cortos 4 años. Los retablos que se hallan en la iglesia y monasterio fueron tallados por diversos artesanos locales en la segunda mitad del siglo XVII; por su parte son importantes los trabajos pictóricos de escuela cusqueña por autores anónimos, resaltando dentro de la iglesia la colección ejecutada por Juan Espinoza de los Monteros representando la vida de Santa Catalina y la Virgen de los Remedios en la Fundación del Monasterio; además Lorenzo Sánchez Mefecit, otro pintor cusqueño realizó el enorme lienzo de la Asunción de la Virgen y otro que representa la Glorificación de Santa Catalina.

Hoy aquí se halla un hermoso museo de arte colonial que posiblemente sea el más completo en la ciudad; donde en una primera sala se exhiben lienzos diversos que representan al Señor de los Temblores y otros anónimos; más adelante en el pasadizo otra colección representando la vida y milagros de Santa Rosa de Lima. El coro bajo presenta diversos lienzos que representan la vida de Santo Domingo de Guzmán pintados por Juan Espinoza de los Monteros y una colección de nueve ricas casullas bordadas con hebras de metales preciosos. La Sala Capitular es interesante y contiene frescos del acomaíno Tadeo Escalante; los frescos están alrededor de todo el recinto y representan la vida religiosa y virtuosa en la parte superior y más abajo la vida cortesana. En la segunda planta resalta un complejo nacimiento a manera de retablo que cuando es plegado se convierte en un baúl; el coro alto presenta un rústico órgano fabricado en el Qosqo y lienzos que representan la vida de Santa Catalina.

La iglesia es de igual modo hermosa y posee un altar mayor de cedro dorado con estilo mezclado, en la porción central y hacia arriba está la imagen en bulto del "Sagrado Corazón de Jesús" y más abajo Santa Catalina y Santo Domingo; tiene un púlpito tallado en cedro y otros cuatro retablos menores todos dorados.

 

Title

 

The Inkan City