PAGINA DE INICIO

Prefacio e Información General
El Cusco en la Historia
El Tawantinsuyo
El Inka
Religion Inkásica
Planificación Urbana y General
Materiales y Tecnología Lítica
Arquitectura Inkásica
Agricultura
Hojas de Coca
Camélidos Andinos
Cóndor Andino
Ciudad Inkásica del Qosqo
Festividades Actuales
La Catedral
Iglesia de San Blás
Convento de la Merced
Iglesia de la Compania de Jesús
Convento de San Francisco
Monasterio de Santa Catalina
Qorikancha
Saqsaywaman
Pisaq
Ollantaytambo
Chinchero
Maras, Moray, Pichingoto
Tipón, Pikillaqta, Andahuaylillas
Machupicchu
Camino Inka
Reserva Nacional del Manu
Vocabulario
Bibliografía
Mapas

--------------------

Hiram Bingham III
Albert Antony Giesecke
Monumentos Plaza de Armas Cusco

--------------------

English Page

IGLESIA DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS

Como es conocido, en el Inkario la gran plaza principal de los Inkas estuvo rodeada por numerosos palacios, uno de los más modernos y extensos fue el que perteneció a Wayna Qhapaq denominado Amarukancha que a la invasión española fue adjudicada a Hernando Pizarro. Posteriormente la propiedad fue comprada a los herederos del conquistador por los esposos Diego de Silva y Teresa Orgoñez y donada a los jesuitas luego de su arribo a esta ciudad en 1571 para construir la iglesia de su Orden. El fundador de la Orden de la Compañía de Jesús fue San Ignacio de Loyola, nacido en España en 1491, que junto a otros clérigos regulares sustentó con fuerza la contrarreforma tendiente a consolidar la iglesia y luchar contra diversas tesis heréticas y separatistas. Llegaron al Perú en 1568 y con posterioridad a esta ciudad construyendo su primera capilla para los "indios" denominada de "Nuestra Señora de Loreto"; luego se edificó la iglesia principal que fue destruida por el terremoto en 1650, se ignora quien diseñó la actual iglesia que fue construida en el lapso de 17 años, e inaugurada en 1668. Los jesuitas se convirtieron en incurables materialistas y amasaron fortunas bastante grandes con métodos un tanto malévolos y obscuros razón por la que el rey español Carlos III dispuso su expulsión en 1767 de todos sus dominios en América y la confiscación de todos sus bienes; luego de un inventario de sus propiedades, obras de arte y joyas; lo más valioso fue enviado a España.

La iglesia está fabricada principalmente con andesitas y tiene la fachada más hermosa y elaborada entre las iglesias de la ciudad; sobre su puerta de ingreso existe una virgen de la Inmaculada Concepción labrada en berenguela (material parecido al mármol); tiene dos capillas exteriores adosadas a la estructura principal, hacia el norte está la capilla de la Virgen de Loreto (desde 1894 es conocida como la Capilla de la Virgen de Lourdes) que hoy aún sirve al culto y donde casi siempre se venera al Señor de Burgos que fue trasladado de la demolida iglesia de San Agustín, y hacia el sur la capilla de San Ignacio de Loyola que fue adjudicada a la Sociedad de Artesanos del Qosqo. La Compania de Jesus en su interior posee una sola nave donde resalta al fondo el imponente altar mayor tallado con estilo híbrido en cedro y completamente dorado con hojas de oro por Cristóbal Clemente hacia 1670, mide 21 metros de altura por 12 de ancho. En la porción central del altar se halla la imagen en bulto de la Virgen de la Inmaculada Concepción, más arriba un lienzo representando la Transfiguración del Señor y encima un personaje de la orden no identificado.

La nave principal ostenta además un transepto que comunica con las dos capillas laterales, seis altares con diversos estilos y un púlpito totalmente dorado; hacia los costados del altar mayor se hallan otros 4 altares de cedro, tres de ellos dorados y bastante ostentosos. Luego de los trabajos de restauración posteriores al sismo de 1986 se descubrió una interesante clausurada capilla subterránea casi debajo del altar mayor. En la parte superior, alrededor de los ventanales de alabastro (también conocido como "piedra de Huamanga") se encuentran lienzos que representan la vida del fundador de la Orden, San Ignacio de Loyola, pintados por Marcos Zapata y su ayudante Cipriano Gutiérrez. Al interior, en ambos lados de la puerta principal hay dos lienzos representando ambos a San Ignacio de Loyola, en uno curando enfermos y en el otro victorioso sobre los herejes y cismáticos que motivaron la reforma religiosa. En esta zona también se hallan dos lienzos de bastante valor histórico, el de la pared norte representa el matrimonio del capitán español Martín García Oñas de Loyola, sobrino de San Ignacio de Loyola y captor de Tupaq Amaru I, con doña Clara Beatriz Qoya, hija de Sayri Tupaq y por lo tanto sobrina de Tupaq Amaru I, heredera absoluta del Marquesado de Oropesa; de este matrimonio nació Lorenza Ñusta de Loyola que fue esposada por don Juan de Borja, hijo de San Francisco de Borja, cuyo matrimonio también se representa al otro lado del mismo lienzo; resaltan a un lado los Inkas Túpaq Amaru, Sayri Tupaq y la princesa Clara Beatriz con vestimenta autóctona y detrás un nativo sosteniendo la "achiwa" (especie de sombrilla hecha de plumas multicolores de aves que sólo usaba el Inka). El lienzo de la pared sur representa los matrimonios de Beltrán García de Loyola con Teresa Idiáquez y de Juan Idiáquez con Magdalena de Loyola.

Hacia el sur de la capilla de San Ignacio de Loyola se encuentra el local del actual Paraninfo Universitario de la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Qosqo que originalmente sirvió de local para el local de la Universidad de San Ignacio de Loyola que fue parte del Colegio de la Transfiguración, creada por bula papal de Gregorio XV en 1621. A la expulsión de los jesuitas en 1767 el local pasó a cumplir la función de cuartel militar donde padeció prisión José Gabriel Thupa Amaru; posteriormente fue cedido para la universidad antoniana ya que en 1598 se había fundado el Colegio Seminario de San Antonio Abad en su local de la actual plazoleta de las Nazarenas; un siglo después, en 1692 una "breve de erección" dada por el Papa Inocencio XII creó la Universidad de San Antonio Abad dependiente del Colegio Seminario.